Esta deuda no es mía

on April 27 | in Mi Mente, Notas Generales, Noticias, Noticias de la Red, Opiniones | by | with No Comments

Hace unos días que estoy viendo y leyendo portadas y noticias sobre el reciente “descubrimiento” de miles de personas que no pagan los servicios de agua y electricidad en los residenciales públicos. Aparte de que esto no es nuevo, todos sabemos que esto es un secreto a voces, y que es una de esas cosas que se saben pero que nadie se atreve a meterles el diente porque les sale personalmente carísimo… y voy a explicar el simple razonamiento de esto.

Esto no se había descubierto hasta ahora porque le sale caro a los políticos, a los alcaldes y a los gobernadores… porque les cuesta VOTOS. También le sale caro al pueblo, que no acaba de salir del hoyo… pero mientras nadie asuma responsabilidad, y mientras de algún modo (o sea, por medio de nuestros bolsillos) se pague la deuda de los que no pagan, nadie hace ni dice nada.

Para reforzar este pensamiento, vemos las acciones el día siguiente de esta noticia, donde el gobernador Luis Fortuño declaró que en vez de interrumpir los servicios a los 30,000 (léase TREINTA MIL) abonados del servicio de agua y a los 15,000 (QUINCE MIL) abonados del servicio de electricidad que no pagan, lo que harán es orientarlos en las razones de por qué tienen que pagar, y cuáles son las consecuencias de no pagar por los servicios.

Como dicen en la calle, porque es que no cabe otra frase que no contenga palabras soeces:

¿¿¿¿EN SERIO????

Mire, gobernador, no venga con ese cuento. Ellos saben MUY BIEN cuáles son las consecuencias de no pagar y saben muy bien lo que hacen. No necesitan orientación. Es más, mírele el pelo y las uñas, o los zapatos. Mire en el estacionamiento e identifique qué guían. Estoy seguro que la mayoría pueden pagar, sólo escogen no hacerlo porque saben que pueden salirse con la suya. Ahora que estamos en año de elecciones y los votos son más importantes que los constituyentes que les dan esos votos, los políticos como usted hacen barbaridades como esta. Si usted mira al PUEBLO, el mismo PUEBLO que es SU JEFE, se dará cuenta que EL PUEBLO NO QUIERE ESTO. Usted está ahí bajo promesa solemne de SERVIR AL PUEBLO, y la democracia apuesta a la MAYORÍA. Haga caso al pueblo, gobernador.

Vivimos en una sociedad en donde un gran número de miembros viven de la teta del gobierno más cómodamente que muchos de los que trabajan para sostener, con mucha dificultad, a sus familias. Ahora, con nuestros impuestos, pagamos estas deudas de las personas que simplemente no pagan las suyas. El AY BENDITO nos va a llevar a la ruina… como leí en otra noticia, que para el 2015, el pueblo se verá al mismo nivel que una típica familia trabajadora Puertorriqueña: “desvistiendo a un santo para vestir a otro”. Buscando qué pagar y qué se puede quedar para después.

Lamentablemente, la gente no quiere trabajar. Estoy hablando, que personalmente he traído a colación el tema de trabajar versus recibir ayudas del gobierno para vivir, y la refuta fue,

“Hammed, ¿para qué voy a trabajar, si salgo mejor recibiendo ayudas para un techo pa’ no mojarme, comida, salud, ayuda para mi hija, agua y luz? Ah, y me da para un carrito usado. Me quedo en mi casa, recibo todas esas ayudas, me quedo con mi nena, y sobrevivo… o voy y me busco un trabajo, probablemente me dan Part Time en un McDonald’s o en un taller de mecánica que es lo que se hacer, me pagan a 8 dólares la hora con suerte. Llevo a la nena a la escuela, y luego a un cuido. Ya la mitad del sueldo se me va en gasolina y cuido. Dime tú cómo salgo mejor… ¿pagando taxes por el poco dinero que me pueda ganar y matándome por cachipa de coco o dejando que el gobierno me mantenga a mí y a la nena?”

Mis hermanos Puertorriqueños, ustedes saben que esto es así…

Ahora, tras que se les ayuda, tras que nosotros los que trabajamos pagamos los impuestos que en vez de utilizarse para arreglar la infraestructura de la isla, o para mejorar las condiciones de vida socialmente, ese dinero se usa para pagarle las deudas de agua y electricidad a estas personas – 45,000 abonados que se salen con la suya. En el mundo del trabajador, y todos los que trabajan por lo poco que se paga aquí en Puerto Rico lo saben, el que no paga sus deudas, se les interrumpe el servicio. Punto. Empiezan con llamadas incesantes para cobrar. Luego, hasta te visitan, depende a quién le debas el dinero. Luego te interrumpen el servicio, las llamadas no paran. Luego te amenazan con enviar tu récord a agencias de cobro, quienes no paran de llamar. Luego viene la corte, las llamadas para transar por un monto, etc… y te quedas sin servicio, o haces “a lo Puertorriqueño” y envuelves el nombre y crédito de un familiar, o te vas por debajo de la mesa, o robas el servicio. En fin, el truco Puertorriqueño en acción.

El “Ay Bendito” y la cultura de la gansería nos tienen fastidiados. Pero esto siempre seguirá así, porque “uno tiene que sobrevivir”. Después de todo, “el mundo es del más listo”, ¿verdad?


Está página ha sido visitada 480 veces.

Recuerda comentar o compartir en Facebook, Twitter, o Google+.

Leave a Reply

« »

Scroll to top