Lo que en realidad importa

Lo que en realidad importa ahora

on May 24 | in Mi Mente, Noticias, Noticias de la Red, Opiniones, Personales | by | with No Comments

Yo les voy a contar una historia, como yo me la imagino que sucedió. Siéntense un ratito conmigo.

Yo me imagino que un día, Juan Pepe López López se levantó con ganas de fastidiar. Juan Pepe, que se la pasa troleando en las redes sociales, estaba aburrido y se sentó en cortos, sin camisa, en las escaleras de su apartamento, a mirar el celular y a darle like a los posts de los panitas. Checkea las fotos de un par de jevitas, y a hablar en los foros sobre la encarcelación de Anuel AA. No sé a ciencia cierta si Juan Pepe es en realidad fan del “artista” o si, como a mí, no le importa tres demonios si el hombre está o no en la cárcel y si lo excarcelan o no. Lo que sí sé es que a Juan pepe se le ocurre una brillante idea: Juan Pepe decide, de momento, mirando una foto del “artista real hasta la muerte”, decir que el tipo es el chamaquito del comercial aquel del Ángel de la Guarda, que en los ’80 salió por la TV boricua, conmoviendo al pueblo de aquel entonces; tanto así que aún lo recordamos con cariño. “¡Esto sí que va a ser un palo!”, pensaba Juan Pepe, mientras se reía solo de su comparación, pensando a ver a cuánta gente cogía de pendeja con el chistecito.

Claro, cayeron par de sus panas. “Acho, mira este tipo, qué loco, ¡comparando al nene del Ángel de la Guarda con Anuel!”

Así, al igual que con las fotitos de niños deformes, bolsas de dinero, cruces, vírgenes, y autos nuevos con lazos rojos, le dieron muchos “Compartir”, “Me Gusta”, se lo copiaron, lo pasaron para adelante, lo parafrasearon, le escribieron amén y lo pegaron en todos lados… y así, sin darle dos segundos de razonamiento propio a cosas como éstas y verlo como lo que en realidad es, se forman las discusiones entre los que se toman en serio la comparación y lo ven como un relajo versus los que se toman en serio la comparación y lo ven como una ofensa. El juego del secreto. ¿Alguien se acuerda?

Mi hermano puertorriqueño, Si usted se creyó que eso se queda ahí, se equivocó. “De seguro que nadie le va a seguir dando pauta al criminal ese que está en la cárcel, ¿verdad?” Pues sí. Un reportero de Primera Hora lo vió, y de repente tiene que dar con el paradero del niño. De pronto, esto se convierte en una investigación porque “las redes sociales están en revuelo” por la misteriosa identidad del niño del video y si es o no el artista encarcelado por el cual una decena de personas organizó una protesta frente a la Cárcel Federal para que fuese excarcelado.

Sale la noticia especulativa sobre la identidad del niño del comercial. Salen los comentarios, se revuelca el avispero. Hay que dar con el fondo de esta interrogante que nos plaga el diario vivir. Se dan a la tarea de elevar esto a tal escala, que la agencia por la cual se realiza el comercial tiene que intervenir y aclarar la identidad del niño misterioso. La gente, satisfecha de que al fin el gran misterio se ha resuelto gracias a la tenacidad del diario y su reportero estrella, vuelve a la normalidad de Game of Thrones y de cómo Hodor adquiere su nombre; de Zombies en barcos y de cantantes frustrados que suenan increíble y tienen la oportunidad de hacer a los seguidores vivir vicariamente a través de sus logros.

Mientras tanto, Juan Pepe López López se ríe a carcajadas.

Yo no puedo entender cómo es que los diarios de este país le dan tanta pauta a semejante idiotez. Entiendo el por qué; después de todo, la gente se traga la farándula. Lo que vende es la sangre, el chisme y la tragedia. Lo que no logro entender es con qué consciencia pueden simplemente desinformar al país, dormirlo con estupideces, y manejar a su gusto cualquier otra información. Claro que no es exclusivo de la isla, eso pasa en muchos otros países. Con lo orgulloso que es el puertorriqueño con sus cosas, no me cabe en la mente que estas cosas sigan pasando.  No se cómo pueden ignorar las cosas que realmente valen la pena y ponerle al pueblo cosas como ésta al frente. A alguien se le ocurre decir, sacándose el comentario del forro, que el tipo este es el niño de un comercial, y ya “causa revuelo en las redes sociales”. Se investiga, se hace más grande de lo que en realidad es, y se pierde el tiempo dándole bazofia de comer a la gente que tiene otras cosas más apremiantes por las cuales debería de estar preocupándose. Se tragan esta porquería en vez de aprender qué es lo que le depara a la isla y por qué estamos como estamos. Claro está, para entretener a las masas solo se necesita un poquito de imaginación; unos cuantos slogans, otros cuantos hashtags pegajosos, y par de idioteces simples para que no piensen en lo fastidiado que está su entorno. De este modo, los medios del país, comprados por corporaciones y familias millonarias con ataduras políticas, se dedican a embrutecer y dominar a la masa que los lee buscando información, en vez de reconstruir y encaminar a esa sociedad de la que ellos mismos son parte. Es más fácil vender productos con temas amarillistas, sexuales, sensacionales y mórbidos que edificar el conocimiento, proveer soluciones, escuchar al pueblo y fomentar el altruismo. Seguro, si lo que les importa a ellos es realmente quién está en el poder y cuánto pueden vender en esta crisis para mantenerse a flote. Para lograr esto, le publican al pueblo las andanzas de ciertas modelos, lo que hizo o dejan de hacer los hijos de artistas, qué pasa cuando una mujer traga semen, o, en este caso temas controversiales que en realidad no valen nada… y el pueblo se lo vive, los devoran con una pasión desenfrenada.

Mientras tanto, el Congreso acaba de pasar un proyecto de ley que le permite al Gobierno de los Estados Unidos imponer un grupo de personas que no han sido elegidas para administrar el desmadre que tiene la isla, dándole el poder al Gobernador de turno para bajar el mínimo federal a sueldos de aquellos años cuando el comercial ese salió

De eso hablamos prontito.

Pero nada, sigan entreteniéndose y protestando por lo que es realmente importante: si un criminal paga su deuda con la sociedad o no, y a quién se pueda parecer. Eso sí vale la pena.


Está página ha sido visitada 57 veces.

Recuerda comentar o compartir en Facebook, Twitter, o Google+.

Leave a Reply

« »

Scroll to top