Sobre Crisis y Degradaciones

on February 5 | in Mi Mente, Noticias, Noticias de la Red, Opiniones, Personales | by | with No Comments

Al fin sucedió. Podemos ponerle a esto como título “Crónica de una muerte anunciada XIX” porque cuando sucede un cierre de agencia, un cambio administrativo, una crisis fiscal, o una crisis económica, es anunciada y los políticos hacen caso omiso. “Les Vale”, para parafrasear al Gobe. Igual que le vale a UBS, que seguía diciéndoles a los inversionistas que “En Puerto Rico es que es”. Veremos a ver qué pasa ahora con ellos.

Así que, ahora, Standard & Poor ha degradado el crédito de Puerto Rico a “chatarra”. Sí, eso es lo que estamos leyendo, pero, ¿sabe usted lo que significa? En arroz y habichuelas: La compañía que evalúa los factores de riesgos han visto que el crédito de Puerto Rico es muy alto (deben más de lo que pueden pagar) y por tanto, se pone en tela de juicio la capacidad de la isla para pagar esas deudas. O sea, somos unos malapaga y no tenemos crédito, gracias a todos los gobernadores, políticos y administradores de las deudas públicas desde Harnández Colón hasta ahora. NINGUNO está exento.

Ah, y olvídense de que Tío Sam nos rescate como lo hizo con Detroit, porque nosotros somos ciudadanos de segunda; no somos estado de la Nación. Nos aconsejaron sobre cómo mejorar el flujo de dinero y el Gobierno no le hizo caso. Olvídense también de pedir estadidad o independencia por el momento porque, “we have bigger fish to fry”. Olvídense, por favor, de politiquerías, costumbres partidistas, del rojo, azul, y verde. Olvídense de que la culpa la tiene Fortuño o AGP o Sila o quien sea (TODOS la tienen). Ahora estamos medio jodidos…

Ahora, a ver qué va a decir Moody’s y Fitch, que todavía no nos degradan a chatarra. Cuando eso pase, entonces sí estaremos bien jodidos.

Ok, así que ya tenemos una idea de lo que es tener crédito chatarra. Para poner el punto en perspectiva: si nos comparamos con municipalidades de Estados Unidos, estamos entre el MENOS DE 1% de municipios con crédito chatarra. Si fuésemos estado de la Nación, nosotros seríamos el único estado que tendría crédito chatarra, porque ninguno de los otros estados está clasificado así. Pueden leer este reportaje en Wall Street Journal para más entendimiento e información al respecto.

Si analizamos la situación, también tendremos una idea de cómo nos afecta a todos, desde los dueños de bonos (personas ricas y pobres) y acciones hasta las personas que se acogen a un sistema de retiro como 401(k)… por ejemplo, podemos ver lo que pasó con el retiro de los maestros y jueces. Por último, nos afectamos de manera indirecta todos porque, después de todo, ya sabemos por experiencia propia que cuando el Gobierno necesita dinero rápido hala por nuestro bolsillo. Aunque no tiene que ser así, eso es lo que pasa constantemente.

Desde mi humilde punto de vista, yo creo que podemos mitigar las deudas de otras maneras que a lo mejor parezcan triviales pero si nos ponemos a pensar, son mejores que subirle el precio a todo y quitarnos más de lo poco que ya recibimos.  ¡Ya les sonó el relojito! Pónganse sus pantaletas bien puestas y dejen el ay bendito.

  1. Recauden el IVU propiamente, al 100%. No es secreto que COFINA no hace su trabajo en cuanto a esto se refiere.
  2. Apliquen multas a negocios con las máquinas tragamonedas ilegales. Podrían también hacerlas legales y cobrar impuestos.
  3. Hagan valer las leyes de tránsito y cualquier otra ley que requiera multas administrativas. Tomen parte del dinero de esos incrementos de las multas de velocidad, uso de celulares, estacionamiento, negocios que no siguen leyes establecidas, etc., para ayudar a eliminar deudas. Matan dos pájaros de un tiro.
  4. Eliminen municipios y alcaldías y simplifiquen agencias de gobierno. Con eso eliminan la pseudo-necesidad de tener tantas nóminas, ahorran en gastos de utilidades como electricidad y agua. Ofrezcan servicios diversos en una sola agencia, lo cual aumenta productividad. Mientras están en eso…
  5. Bájenle sueldos y eliminen dietas a los miembros de la Cámara y el Senado. Esto incluye cosas triviales como celulares, autos, concesiones y choferes.
  6. Bajar sueldos a jefes de agencias gubernamentales. Los empleados de confianza también tienen que ir pensando en comenzar a trabajar o irse.
  7. Verifiquen contratos vigentes y futuros. Determinen cuales son necesarios y cuáles no, o cuales se pueden posponer. Me atrevo a apostar que también van a encontrar irregularidades.
  8. Apaguen las luces innecesarias. Cambien focos por reflectores en las carreteras, apaguen las luces de los edificios gubernamentales. Patrulleros, apaguen los biombos y eviten gastos de remplazo y arreglo de bombillas. Apaguen los aires acondicionados cuando se vayan de sus casas. También…
  9. Multen y detengan propiamente a los pillos de agua y luz. ¿Hay que explicar esto?
  10. Engaveten proyectos innecesarios. Devuelvan presupuestos al erario y eliminen contratos.
  11. Supervisar propiamente a los empleados gubernamentales. ¡Eliminen los que NO producen! Emulen las empresas privadas en cuanto a evaluación de producción, días feriados, vacaciones, beneficios, etc.
  12. Implementar trabajos para la comunidad que sean de carácter voluntario o forzado (en el caso de los presos). Con la implementación de trabajos voluntarios (o a cambio de créditos) por estudiantes universitarios, o poner a los presos a trabajar las calles, se eliminan gastos de empleados que se paran en una esquina a ver como uno de ellos completa un trabajo.
  13. Recortar Gastos. Punto. No hay otra. Aquí las agencias gubernamentales (y la gente también) tienen gustos caros con presupuestos bajos. Ese es el principio crediticio, sí, y precisamente es una de las cosas que hay que ajustar. Si no puede comprar con  dinero disponible, no se compra.

Estoy seguro que hay muchas más cosas que se pueden hacer, pero por ahora eso es lo que me llega a la mente. Mis Hermanos Puertorriqueños deben tener cientos de ideas… pero, ¿quién nos escucha? Si, total, los que se suponen que nos representan son los primeros pillos aprovechados.

Aquí en Puerto Rico necesitamos ajustar a nuestro gobierno para que deje de servirse con la cuchara grande. De una manera u otra, el Gobierno de Puerto Rico tiene que levantarse del letargo, olvidarse del mantengo, dejarse de cuentos chinos, dejar se hacerse de la vista larga, y ponerse a trabajar por el pueblo de una vez y por todas… si no quieren una revuelta.

Y de esa SÍ que participo.


Está página ha sido visitada 633 veces.

Recuerda comentar o compartir en Facebook, Twitter, o Google+.

Leave a Reply

« »

Scroll to top